El pueblo de SANT LLUIS se diferencia del resto de la isla por su fundación francesa, en el siglo XVIII.
Fue el conde de Lannion, gobernador de Menorca, quien ordenó su construcción para agrupar la población dispersa en los caserios de esta zona en torno a una iglesia, dedicada al rey de Francia.

Del blanco conjunto de casas destacan los antiguos molinos de viento, uno de ellos, el “Molí de Dalt”, reconvertido en un interesante museo etnológico, con sus aspas   y su antigua maquinaria reconstruida con piezas originales conservando así su maravillosa pero simple ingeniería de la época
Circundando a la población, se encuentran todavía algunos de los antiguos caserios, hoy convertidos en zona residencial, que merecen la pena ser recorridos dada su singularidad arquitectónica. Sant Lluís tiene un litoral eminentemente turístico, donde se alternan playas y modernas urbanizacines: S’Algar, Alcaufar, Punta Prima, Binisafúller y el original Pueblo de Pescadores en Binibeca Vell.

MOLINO

El molino de Dalt es un molino de viento harinero construido a finales del siglo XVIII, concretamente en el año 1762, dentro de la breve dominación francesa de la isla de Menorca. Junto con los otros dos molinos del pueblo construidos poco tiempo después, forman una imagen muy característica, principalmente en la entrada de Sant Lluís, vigilada sin descanso año tras año por la silueta del viejo molino de Dalt.


BINIBECA

De visita obligada Binibeca o Binibèquer, va ésser dissenyada l’any 1972 per l’arquitecte Antoni Sintes, amb una estètica peculiar, simulant un antic poblat de pescadors que mai va existir. Forma un nucli arquitectònic molt atractiu.

 

 

 

Ca n'Aurelia
Splash
El Pescadito
  • El Pescadito

  • Complejo Binibeca Vell

    SANT LLUÍS

    T. 971 150 970