Capital de la isla hasta la dominación británica y sede episcopal, es conocida, por ser el escenario de las espectaculares fiestas ecuestres de San Juan, que se celebran en junio. Su casco histórico, monumento histórico-artístico nacional, y su recogido puerto son unos de los paisajes más hermosos de la isla.El presente se asienta sobre la base de una moderna industria de confección de calzado, la conservación de las raices agrícolaganadera y una potente infraestructura turístico-comercial. Además, cabe destacar que el mismo núcleo antiguo ofrece la mejor oferta comercial para ir de compras de toda la isla.

Deben visitarse el Ayuntamiento, antiguo Real Alcázar; la Catedral, construida sobre una antigua mezquita; la iglesia y el antiguo convento dels “Socors”, donde está el Museo Diocesano; la barroca iglesia del Roser y la plaza del Mercado, de 1.869.

Tercera población en importancia de la isla, emerge majestuosamente sobre un montículo formando una bella estampa.

Alaior es un importante centro industrial y artesanal de productos lácteos y de producción de calzado. Los orígenes de esta villa se remontan a 1304, cuando el rey Jaume II de Mallorca ordenó su fundación sobre los terrenos de una finca denominada Ihalor, topónimo del que deriva su nombre actual.

Cuenta con 9.000 habitantes. De su cuidado casco antiguo, destacan la iglesia de Santa Eulália (de estilo barroco); la iglesia de San Diego (siglo XVII, de fachada plateresca), que conserva un antiguo claustro conocido como el “Pati de Sa Lluna” (Patio de la Luna) y Can Salort (siglo XVIII).

Leer más ...

En pleno corazón de la isla, cobijada por Monte Toro, se encuentra la villa de ES MERCADAL, fundada en el siglo XIV por colonos catalanes.
Actualmente cuenta con 2.572 habitantes. Es Mercadal tiene una merecida fama gastronómica, tanto por lo que se refiere a la elaboración de platos típicos de la isla como por productos de repostería.

En esta población encontraremos la iglesia parroquial dedicada a Sant Martí (restaurada en 1807); un espectacular aljibe construido en el siglo XVIII; y en la cima de Monte Toro, un inmejorable mirador desde donde se divisa buena parte de la isla.
La salida al mar del municipio, a la costa norte, ofrece unos parajes de gran belleza. El puerto de Fornells de obligada visita y las urbanizaciones de Arenal d’en Castell, Macaret, Son Parc (que cuenta con el único campo de golf de la isla) y Tirant; el puerto de Addaia, el impresionante cabo de Cavalleria y las playas de Binimel.là y Pregonda.

El pueblo de SANT LLUIS se diferencia del resto de la isla por su fundación francesa, en el siglo XVIII.
Fue el conde de Lannion, gobernador de Menorca, quien ordenó su construcción para agrupar la población dispersa en los caserios de esta zona en torno a una iglesia, dedicada al rey de Francia.

Del blanco conjunto de casas destacan los antiguos molinos de viento, uno de ellos, el “Molí de Dalt”, reconvertido en un interesante museo etnológico, con sus aspas   y su antigua maquinaria reconstruida con piezas originales conservando así su maravillosa pero simple ingeniería de la época
Circundando a la población, se encuentran todavía algunos de los antiguos caserios, hoy convertidos en zona residencial, que merecen la pena ser recorridos dada su singularidad arquitectónica. Sant Lluís tiene un litoral eminentemente turístico, donde se alternan playas y modernas urbanizacines: S’Algar, Alcaufar, Punta Prima, Binisafúller y el original Pueblo de Pescadores en Binibeca Vell.

En 1.989, ES MIGJORN se segregaba del municipio de Es Mercadal. Es esta una pequeña población con todo el gusto de la Menorca tradicional.
Recorrer sus calles, de blanquísimas casas, es sumergirse en un mar de tranquilidad, donde parece que el tiempo se ha detenido.

Su origen hay que buscarlo durante la segunda dominación británica y, como ocurre en tantos casos, las primeras edificaciones se agruparon en torno a una iglesia, levantada bajo la advocación de San Cristóbal. Un pueblo peculiar con una arquitectura simple pero auténtica.

FERRERIES, dinámico pueblo que ha cambiado en parte las herramientas del campo por las de la industria, tan agrícola como industrial con fábricas de calzado, bisutería, muebles, ebanistería y comercios.

Formado alrededor de una iglesia mandada construir por Jaime III en los terrenos comunales de “La Fraria”, hay quien sugiere que su nombre proviene de alguna antigua herreria establecida en el lugar. Al norte encontramos el monte de Santa Águeda de 264 metros de altitud, con unas vistas impresionantes de los bosques de este entorno.

Con 21.884 habitantes, todavía conserva un aire colonial debido a la huella que dejó la dominación británica. De fundación púnica, la leyenda cuenta que debe su nombre al general Magón, hermano de Anibal.

De la ciudad no hay que perderse el Ayuntamiento, de fachada neoclásica; la iglesia de Santa María, del gótico tardio, y que acoge un monumental órgano de 1.810 de cuatro teclados y 3.210 tubos; el Puente de San Roque, restos de las murallas medievales; la iglesia de San Francisco (siglo XVIII); la iglesia del Carmen y el antiguo convento anexo, en cuyo edificio hay un mercado, el Museo Hernández Mora y el Teatro Principal (1829).

ES CASTELL es la población más oriental de España. Esta villa nació al amparo del Castillo de San Felipe, una impresionante fortaleza del siglo XVI construida para defender a la isla de los ataques de la escuadra turca y que fue demolida al ser recuperada Menorca para la Corona española en 1802.

Su actual ubicación fue decidida durante la segunda dominación británica y la villa fue bautizada con el nombre de Georgetown, en honor del rey Jorge.

La Payesa
Maruja
  • Maruja

  • Maó - Alaior - Es Castell

    Sant Lluís y Fornells

    Productos Típicos de Menorca

La Rueda
  • La Rueda

  • C/Sant Lluís, 30

    SANT LLUÍS

    T. 971 150 349

    T. 9711 511 84

El Turronero
  • El Turronero

  • Carrer Nou, 22

    T, 971 362 898

    Costa de Sa Plaça, 48