Menorca con más de un millar de monumentos megalíticos clasificados es un auténtico museo al aire libre. Los primeros vestigios datan del 3.000 a. de C. Mil años después, era lugar de paso hacia la península y estaba habitada por cazadores y recolect res de frutas.Transcurrida la edad de bronce, denominado período pretalayótico, fenicios, griegos y cartagineses frecuentaron los puertos menorquines, entre los años 1.400 y 300 a. de C.

La aparición de los primeros “talayots” (grandes torres con funciones de vigilancia) marcan el máximo explendorde la cultura megalítica. En la misma época aparecen las “navetas” cuyo nonbre se debe al parecido a una nave invertida, primero utilizadas como habitáculo y después como lugar de enterramiento. Pero el monumento más característico y peculiar es la “taula”, compuesta por dos enormes piedras colocadas en forma de “T”.

Unos piensan que eran altares donde se ofrecian sacrificios o la pilastra central de un edificio, otros que eran para celebrar ritos de culto solar. Pero, seguramente nunca se podrá aclarar con certeza el origen de tan enigmáticas figuras.

MENORCA TALAYÓTICA

Los grandes monumentos de Menorca se construyeron con la técnica ciclópea, es decir con piedras de grandes dimensiones  colocadas en seco, sin argamasa, con unas peculiaridades que los hacen únicos y singulares dentro del patrimonio mundial.

La investigación científica en torno a la Menorca talayótica, especialmente intensa en las últimas décadas, ha permitido identificar 15 tipos entre sus bienes inmuebles, diferenciados entre sí cronológicamente, morfológicamente y funcionalmente. Entre estos hay sepulcros megalíticos, sepulcros de triple paramento, hipogeos de planta alargada, hipogeos de planta sencilla con corredor, cuevas de horno, cuevas naturales con muralla, naviformes, pozos, talayots, hipogeos de planta compleja, salas con cubierta de losas, y sobre todo destacan las navetas y taulas, ya que son únicas y exclusivas de Menorca, sin paralelos en otros lugares del mundo.

De entre los más de 1.500 yacimientos arqueológicos que se encuentran en Menorca se han seleccionado para la candidatura una serie que sintetiza la prehistoria insular. Las construcciones destacan por la monumentalidad, por el estado de conservación, por el hecho de disponer de una exhaustiva investigación científica, además de representar cada uno de los elementos arquitectónicos tipificados, y porque aportan conocimientos de aspectos socioeconómicos, de organización territorial o de ritual funerario.

LOS MONUMENTOS DE LA CANDIDATURA

Los monumentos de la Menorca talayótica son de gran autenticidad y tienen un valor excepcional por la técnica constructiva con la que están hechos, el buen estado de conservación e integridad que presentan, su monumentalidad y la abundancia en que se encuentran, ya que en sólo 700 km2 de superficie hay más de 1.500 yacimientos, dos por km2. De entre todos se han seleccionado los que mejor sintetizan la prehistoria insular, por la cronología, tipología, funcionalidad y por el significado que tienen en el ámbito insular.

 



 

 

Bonnin Sanso
Hostal La Isla
Museu de Menorca