Lunes, 03 Agosto 2015 10:30

Los 7 faros de la isla

Faro de Favàritx

Este faro llama la atención por el espectacular entorno en el que se encuentra. Zona rocosa abrupta y vegetación escasa que casi pensaremos que estamos en la Luna. A 47 metros sobre el nivel del mar, está en el noreste de la isla. Fue construido, junto a Punta Nati, como refuerzo al faro de Cavalleria a causa de los naufragios ocurridos en la primera década del siglo XX. Proyectado en el 1917 por Mauro Serrat, tiene como toque personal la espiral de color negro que envuelve su torre de 28m, la primera en ser construida completamente de hormigón en las Baleares. Además, después de la visita puedes pegarte un baño en las bonitas Cala Presili o Playa d’en Tortuga.

 

Faro de Cavalleria

En el Cabo de Cavalleria, al norte de Mercadal, nos encontramos con este faro de torre blanca de 15 m. Es el faro situado a mayor altura, ya que se encuentra a 94 metros sobre el nivel del mar. De ahí sus impresionantes vistas desde los acantilados, siendo así uno de los lugares favoritos para ver la puesta de sol. Antes de llegar al faro topamos con el yacimiento arqueológico romano de la ciudad de Sanisera y su puerto natural. (¡Por allí entraron los romanos a Menorca!). Y cerca también podemos encontrar una antigua torre de defensa inglesa. Está datado en 1857 y proyectado por Antonio Lopez y Montalvo. Este cabo fue testigo de muchos naufragios a lo largo de la historia. Más tarde lo reforzarían Favàritx y Punta Nati.

 

Faro de Punta Nati

En el noroeste de la isla, a 6 km de Ciutadella, encontramos el faro de Punta Nati en un paisaje plano de poca vegetación y con repentinos acantilados. Parcela para aterrizaje de ovnis. Aves marinas, “pared seca” y alcaparras, son los reyes del terreno. Está formado por dos edificios y su torre de 19 m de altura se encuentra a 42 m sobre el nivel del mar. Se inauguró en 1913 para cubrir parte del norte junto a Favàritx reforzando así el faro de Cavalleria que no alcanzaba prevenir todos los naufragios.

 Imagen via farsdemenorca.

 

Faro de la Illa de l'Aire

La Illa de l'Aire se encuentra en el sureste (Sant Lluís) y está totalmente deshabitada. Las únicas construcciones con las que toparemos serán el muelle y el faro. Este último de bandas blancas y negras, tiene una escalera de caracol en su interior que cuenta con 165 escalones, siendo la torre más alta de Menorca con 38 metros y la más alta construida en piedra de todas las Baleares. Se encuentra a 53 metros sobre el nivel del mar. El faro funciona por sí solo a base de energía fotovoltaica desde 1976. Además, en esta pequeña isla podemos encontrar diversas clases de lagartijas, algunas autóctonas que únicamente se encuentran allí, y también es el hábitat ideal para múltiples aves. El faro de la isla, de cuento. 

 

Imagen via wikipedia.

 

Faro de Sa Farola

Justo en la bocana del puerto de Ciutadella (en la punta norte) y a 21 metros sobre el nivel del mar, encontramos esta torre de 13 m de franjas verticales negras y blancas. También conocido como el faro de Ciutadella, desde este se ve el Castillo de Sant Nicolau a la vez que Mallorca. Este faro es uno de nuestros favoritos, pues a parte de la originalidad de su diseño, la ermita de enfrente y la calita bordeada por unas escaleras hacen de este paisaje uno de los rincones más singulares de la isla. 

Imagen via wikipedia.

 

Faro de Sant Carles

Este pequeño faro se encuentra en Es Castell, hacia el sur del puerto de Maó. Es terreno militar y por tanto, de acceso restringido. El primer faro fue derribado en favor de prácticas militares. Hoy en día, la torre de hormigón es de rayas blancas y negras, y tan solo alcanza los 10 metros de altura, estando a 22 m sobre el mar. Se encuentra donde estaba el antiguo castillo de Sant Felip (siglo XVI), al lado de Cala Sant Esteve. Desde allí tenemos vistas a la fortaleza de La Mola. 

 

Imagen via farsdemenorca.

 

Faro de Cap d’Artrutx

A escasos metros del mar, el faro de Cap d’Artrutx protege a los navegantes que se acercan por el suroeste con su torre de 34 m. Situado en Ciutadella, en medio de la urbanización con el mismo nombre, se puede ver, si el cielo esta despejado, la costa de la vecina Mallorca. Desde el restaurante situado en las antiguas viviendas del farero, se podrá divisar una de las puestas de sol más mágicas.

 

 

 

 

Publicado en Blog